martes, 27 de marzo de 2018

POSICION LATERAL DE SEGURIDAD 


Se define como posición lateral de seguridad , postura lateral de seguridad, posición de recuperación o postura de recuperación a aquella utilizada en primeros auxilios cuando nos encontramos ante una persona inconsciente pero que mantiene la respiración con la finalidad de que no sufra posteriores daños secundarios a atragantamiento y/o aspiracion de sus fluidos.
Se realizara de la siguiente manera:

  1. Colocar a la persona tumbada boca arriba. 
  2. Flexionar el brazo del lado más cercano a usted ( interno)  formando un ángulo de 90 grados con su cuerpo ( figura 1) . 
  3. Con la pierna del lado interno recta, flexionar la pierna del lado externo, hasta formar un ángulo con el cuerpo . Colocar el dorso de la mano del lado externo , bajo la mejilla.  ( figura 2)
  4. Girar el cuerpo hacia usted ( figura 3) hasta que  la persona quede de lado ( figura 4) .





De esta manera la persona deberá permanecer con la boca mirando hacia abajo de forma que cualquier fluido puede drenar sin obstaculizar la respiración del paciente,  la barbilla  inclinada hacia la parte alta de la cabeza de forma que la epiglotis se mantenga abierta  y los brazos y piernas quedarán bloqueados para que la postura sea estable.
A continuación se adjunta un vídeo ilustrativo:
https://www.youtube.com/watch?v=xpoPin4bS7U

Dra. Rodríguez Serra
Compartir:

miércoles, 7 de marzo de 2018

¿SABEN LO QUE ESTAN INHALANDO CUANDO FUMAN?


El tabaco es uno de los principales problemas de salud pública en todo el mundo siendo responsable del fallecimiento de unos 6 millones de personas cada año. Se estima que la mitad de los fumadores fallecen de forma prematura a consecuencia de una enfermedad relacionada con el tabaco y que viven entre 10 y 15 años menos que los no fumadores. ¿Nunca se han preguntado que componentes tiene para causar estos estragos?

En la elaboración del tabaco se utiliza la hoja de  Nicotiana tabacum de la que existen cuatro variedades. El  tabaco  recolectado  se  mezcla  con diferentes sustancias aromatizantes y se expone al aire o calor artificial. A la hoja obtenida se le añaden aditivos para mejorar el sabor y otras características y se trocea. Esta mezcla se envasa dentro de un cilindro de papel al que se le coloca en un extremo  un  filtro  de  celulosa,  de  mayor  o  menor  porosidad,  y  que puede, además, contener otros materiales como carbón vegetal,
etc.

El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias tóxicas, de las que 42 son carcinógenos conocidos. Algunas de estas sustancias son:

-       Nicotina: Es  la  responsable  de  la  adicción  al  tabaco. Se estima que su poder adictivo es 50 veces superior al de la heroína o la cocaína. Sólo necesita entre 7 y 10 segundos para llegar al cerebro, donde se une a los receptores nicotínicos de la acetilcolina produciendo sensaciones gratificantes.
-       Monóxido de carbono: En los cigarrillos representa entre el 1,9 y el 6,3 % del humo. Su principal efecto nocivo es bloquear el transporte de oxígeno a los tejidos e impedir la función respiratoria.
-       Cadmio: Es un irritante a nivel local (daña la mucosa nasal, el árbol respiratorio y el tubo digestivo), y es un tóxico general. Se acumula en pulmones, riñón, hígado, páncreas, glándulas tiroides, testículos y glándulas salivales. La intoxicación por este metal puede producir pérdida de peso, anemia, pigmentación amarilla en el esmalte de los dientes, alteración renal, rinitis, bronquitis…
-       Berilio: es irritativo de la mucosa y es un carcinógeno en seres humanos.
-       Arsénico: Aparece en sangre y orina y se acumula en uñas y cabellos. Puede afectar a la piel, al sistema nervioso, al aparato respiratorio, y puede producir afecciones cardíacas y hepáticas.
-       Níquel: Afecta al aparato respiratorio produciendo rinitis, sinusitis, perforación del tabique nasal, asma alérgico, cáncer de etmoides, y cáncer broncopulmonar.
-       Cromo: A nivel del aparato respiratorio produce ulceración de la mucosa nasal, perforación del tabique nasal, faringitis, tos, asma, y favorece la aparición de cáncer de pulmón.
-       Gases irritantes (formaldehido, NO2, acroleína, ácido cianhídrico y acetaldehído): Impiden que actúe el mecanismo de defensa del aparato respiratorio, por lo que facilitan la entrada al pulmón de otras partículas nocivas del cigarrillo.


Si tras leer este documento y ver el vídeo le ha surgido a alguien la idea de dejar de fumar, le invito a asistir al centro de salud para pedir ayuda en el proceso. Estamos ahí para ayudarte.

¡Hazlo por ti y por los que te rodean!

Dra Ineva


Compartir:

Síguenos por correo electrónico

Eventos

Traducir Web (Translate Web)