viernes, 23 de agosto de 2019

CONSEJOS DE HIGIENE ALIMENTARIA EN VERANO

Resultado de imagen de imagen higiene alimentaria 

Es verdad que durante todo el año debemos tener cuidado con las prácticas de higiene alimentaria, pero en los meses de verano todavía más. Seguro que habéis oído aquello de que “ cuidado con las cosas como el huevo y las salsas”.

Debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:
1. Mantener la limpieza: lavarnos las manos siempre tanto antes de cocinar como de comer. Lavar alimentos que lo requieren: verduras, hortalizas...
2. Conservar en recipientes cerrados herméticamente, preferiblemente de cristal.
3. Paños de cocina y esponjas: hay que tenerlos muy limpios y renovarlos a menudo ya que se pueden acumular en ellos muchos microorganismos.
4. Separar alimentos crudos y cocinados: evitar usar los mismos utensilios (cuchillos, tablas de cortar...) para los alimentos crudos y los cocinados. Así evitamos que la carne o pescado crudo contaminen alimentos que no vayamos a cocinar (por ejemplo, ensalada).
5. Cocer, guisar, asar o freír completamente: debemos alcanzar una temperatura de, al menos, 70ºC, para garantizar la inocuidad. Prestar especial atención a los trozos grandes, pollos enteros o carne picada. Sopas y guisos tienen que alcanzar la ebullición.
6. Mantener a la temperatura correcta: en la nevera debemos obtener una temperatura de aprox. 5ºC. Es fundamental no dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente más de 2 horas y guardarlo en un recipiente hermético en la nevera, y calentarlo bien antes de volverlo a consumir.
7. No descongelar a temperatura ambiente: se debe hacer en la parte baja del frigorífico, en el microondas o bajo un chorro de agua fría. Nunca a temperatura ambiente ya que los microorganismos pueden multiplicarse muy rápidamente.
8. Agua potable y alimentos seguros: elegir alimentos saludables y frescos. No consumir leche no procesada cruda, es decir, que no haya sido pasteurizada o esterilizada en industria; ni consumir alimentos perecederos después de su fecha de caducidad.
9. Compra: comprar al final los alimentos de nevera y congelador. Recogerlos nada más llegar a casa.
10. Huevo: evitar que no caiga nada de cáscara y, si nos sobra salsa, conservarla en un recipiente bien tapado y en el frigorífico (máximo 24h). 
 
Siguiendo estas normas podemos evitar muchas enfermedades de transmisión alimentaria. ¡Y a seguir disfrutando del verano!

                                                                                                          E. Pelet (Residente de Enfermería)
Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Síguenos por correo electrónico

Eventos

Traducir Web (Translate Web)